NOSOTROS

Juntos Trabajando por infancias y seres humanos felices

Somos una fundación sin fines de lucro con sedes en Iquique, Alto Hospicio y Pozo Almonte, trabajando por y a favor de niños, niñas y adolescentes, generando acciones para forjar infancias y seres humanos felices.

Basamos nuestro trabajo en dos líneas

  • Educación inicial preferente en la infancia en condición de vulnerabilidad, entendiendo que esta puede marcar su desarrollo cognitivo, además de disminuir las desigualdades sociales.

 

  • Promoción y protección de sus derechos, desarrollando factores que potencien habilidades sociales, conductuales, cognitivas y/o emocionales en los NNA y sus padres, madres y/o cuidadores.
HISTORIA
Nuestro nacimiento se forja hace 24 años. A requerimiento de Ms. Enrique Troncoso, Obispo de la Diócesis de Iquique en aquel entonces, el Hno. Paul Oden Morio, religioso de la Congregación del Verbo Divino, lleva a cabo un estudio sobre la realidad de los niños en situación de calle en Iquique.
En medio de las caletas urbanas de los niños y niñas de ese entonces, germina la iniciativa. Nace la Chocolatería. Allí, en pleno centro de Iquique, niñ@ y adolescentes encontraban alimentos, elementos de aseo, recreación y acogida. A partir de esta iniciativa surgen otros Programas que dan respuesta a las necesidades de niñas, niños y adolescentes en situación de pobreza y riesgo social.
Hoy la fundación cuenta con Centros en las comunas de Iquique, Alto Hospicio y Pozo Almonte y desarrolla su labor en dos áreas programáticas: la educación inicial y la prevención y ejercicio de derechos.
NUESTRO FUNDADOR
Nuestro querido Hermano Paul, como discípulo de Cristo, no sólo fue un seguidor espiritual de él, sino que fue capaz de poner en ejercicio, es decir, en obras, las enseñanzas del Maestro. Y la principal enseñanza de Jesús se resume en el “Amar a Dios por sobre todas las cosas y al prójimo como a uno mismo”.
Su vida de servicio la dedicó a ello. Incansable Misionero de aspecto humilde, le recordamos caminando por las calles de Iquique con su cruz al pecho, invitando a niñas, niños y jóvenes acercarse a sus chocolaterías en donde voluntarios -laicos comprometidos-, les atendían bajo el principio del amor radical, de la entrega total, basada en el amor a Dios.
Así funda Niños en la Huella, hace ya 24 años. Y en tantos años, han sido cientos de niñas y niños los que han tenido acogida, amor, abrigo y un chocolate caliente. Algunos de estos mismos niños son hoy educadores, artistas, dentistas, ingenieros, psicólogos y ciudadanos de Iquique que contribuyen a la comunidad y sus familias.

MISIÓN

Alcanzar la dignificación en justicia y solidaridad, de los niños, niñas y adolescentes de nuestra nación creando lazos solidarios y sustentables que consoliden el compromiso de las personas, organizaciones públicas y privadas, con los que se hace posible el logro de nuestra misión.

VISIÓN

Desde el Evangelio acoger y velar por la integridad de niños, niñas y adolescentes en situación de pobreza, riesgo social y vulnerabilidad de la Región de Tarapacá, procurando que tengan una mejor vida, en el ámbito personal, familiar, espiritual, social y profesional; a través de la reparación y prevención.

¿ QUÉ HACEMOS ?

Promovemos las competencias personales, educativas y sociales.

Fortalecemos lazos entre padres/madres e hijos/as, así como el rol comunitario de cada Centro que conforma nuestra Obra.

Fomentamos el desarrollo de factores protectores (entornos y condiciones) en padres, madres, tutores y vecinos de la comunidad.

¿ CÓMO LO HACEMOS ?

Ampliamos las habilidades sociales, conductuales y cognitivas de niños, niñas y adolescentes, incluidas sus familias, promoviendo su expresión artística, difundiendo cultura y propiciando el emprendimiento.

Juntos Trabajando por infancias y seres Humanos Felices